Rompan todo - netflix - santaolalla
Crónicas UrbanasInteresanteNovedades

Rompan Todo. No es solo rock and rol, pero me gusta.

Me fascinó Rompan Todo, ¿sabés por qué? Porque no me puse en un lugar pretencioso y que buscaba analizar hasta el más mínimo detalle sobre las cosas que se dijeron, hicieron o faltaron en el documental. 

 

Me senté a disfrutar de todo lo que fue la construcción de la historia del rock hispano. De sentirme cerca de esa idea que no es purista sobre el rock. Que no todo es división y que los músicos buscan hacer un recorrido dentro de su carrera, que algunas veces aciertan y muchas aprenden.

 

Sabés por que también se disfruta? Porque te permite escuchar muchas voces vivas y otras que ya no están. Otras voces que eligen callar y algunas más que difícilmente veamos en la tele tradicional  o en redes sociales. Sean sensatos, ¿no se les puso la piel de gallina con la primer aparición de Spinetta? ¿No vibraron un poco con Moris? ¿No se engancharon con algún estribillo de una canción del primer episodio, que seguramente, hace mucho no escuchaban? 

 

Un documental trata de eso, de pequeños recortes que nos hagan mirar hacia adentro, que nos interpelen, pero no dejan de ser recortes. Una selección. Seguramente que por amor a determinadas bandas o artistas elegiriamos sumar más en detrimento de otras, inclusive por desconocimiento. 

 

Se está criticando mucho todo el vínculo Santaolalla en esta historia ¿que problema hay? 

Miente? No. Ganó ese lugar? Si. Se exacerba su figura? No se, no tengo herramientas para decir eso. Pero no me quedan dudas que él junto a toda esa gente que estuvieron detrás de este hermoso relato, le dieron un golpe de electroshock a un género que no está muriendo, está mutando y se está reagrupando para volver a tener esplendor. 

Celebremos que hay gente con energía, con ganas y con talento para poder mostrarnos lo rica que es nuestra cultura (en este caso rockera). Y dejemos de lado algo que planteó Calamaro hace poquitos días en twitter… “Somos un país sufrido y malvado, no sabemos tratar a nuestros ídolos si no mueren jóvenes. Lo mismo hicimos con Piazzola y de horrible manera, con Diego mil veces. No es indignación lo nuestro, no somos guardianes morales ni de nuestro ombligo”

 

Finalmente, miralo si no lo viste, miralo si lo viste con el anotador en la mano para que ver que faltó y tratá de disfrutarlo, miralo de nuevo para ver y entender porque Santaolalla es el epicentro de estos últimos 30/35 años de cultura en Latinoamérica. Miralo tantas veces que necesites sentir un poco más fuerte la llama del rock. 

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.